Monday 12 March 2012 10:08
Share/Save/Bookmark
Estados Unidos y el Desafío del interés diferido con Egipto.
Islam Times - Un año después de la revolución Egipcia, Estados Unidos enfrenta un nuevo reto en la región; necesita replantear sus percepciones con respecto a algunos de los conceptos que por mucho tiempo han estado sometidos a lo que puede llamarse los universales políticos.
Estados Unidos y el Desafío del interés diferido con Egipto.
Islam Times - Estos universales incluyen la clasificación de los movimientos religiosos como un enemigo general, dirigidos por la Hermandad Musulmana, así como el movimiento Salafi, el cual es considerado por Estados Unidos como el movimiento de línea más fuerte. Estos universales también incluyen el concepto que trata con el estado Egipcio en términos de asociación, lejos de la formula de la dependencia, puesto que los intereses comunes son los que controlarán el tipo de relación con el "Egipto Democrático".
Todo esto representa un desafío real para la actual administración Americana, así como para las futuras administraciones. Por lo tanto, esto significa que los Estados Unidos deben considerar la posibilidad de alcanzar sus objetivos en la región, teniendo en cuenta los intereses comunes entre el pueblo Egipcio y los pueblos de la región. A lo mejor, la administración Americana ha llegado a entender esto, pero aún está sometida al círculo de percepción sin poner en práctica una verdadera interpretación de esta percepción. Esto se debe a dos factores importantes, principalmente el que la estructura política aún no ha sido materializada en Egipto y en la región árabe por otra parte, además está el hecho de que la administración Americana aún no está expuesta a la evaluación de una relación basada en intereses comunes.
Quizás, la prueba más difícil a futuro para los Estados Unidos será el tema Palestino, pues "Israel" se asocia en una relación estratégica con los Estados Unidos, y espera por lo que sucederá en Egipto después de la revolución y como se reflejará esto en el futuro de su relación con el gobierno Egipcio. Por lo tanto cualquier acto agresivo por parte de Israel en contra del pueblo Palestino, sea en Gaza o en la Franja Occidental, o en las planicies, forzará a las partes en cuestión a determinar posturas claras y la administración de Estados Unidos siempre fue un fuerte colaborador de todo lo que hiciese Israel incluyendo a las acciones en contra de los palestinos. Sin embargo, América debe en lo que queda por venir decidir posturas basada en lo que totalmente será reflejado por estas decisiones sobre su relación con los países de la región, comenzando con Egipto. También, los intereses de Estados Unidos deben tener en cuenta la ira del pueblo egipcio que puede reflejarse debido a una postura parcializada inclinada hacia Israel, lo que a su vez debe reflejarse en la decisión que tome Egipto, lo que representa los intereses y aspiraciones del pueblo con respecto a sus temas de mayor importancia, particularmente la causa palestina.
No cabe duda de que esto será un reto para la política de Los Estados Unidos, especialmente desde que los Estados Unidos no está acostumbrado a enfrentar discrepancias entre sus intereses y los de Israel por una parte y tampoco está acostumbrado a tratar con los países árabes en una plataforma de intereses comunes. Su comportamiento por lo general se basa en su afiliación política puesto que está acostumbrado a tratar en Egipto con un régimen dictador centralizado conectado a sus intereses directamente, en tanto que ahora se ver obligado a tratar con los representantes de la política Egipcia en un base en la que estos expresan los intereses del votante egipcio, el cual va a reemplazar a cualquiera o a cualquier cosa que no esté de acuerdo con su comportamiento político con respecto a sus relaciones a nivel nacional. El juego democrático, ya conocido por un país como los Estados Unidos, demanda que se tenga en cuenta el interés de la urna, la cual determinará la forma y el camino de las políticas públicas en el Estado Egipcio.
Sin embargo, a pesar de todo esto, no se puede esperar una actitud de Estados Unidos totalmente, puesto que el motivo de la política americana es compleja y fundamentada en consideraciones interrelacionadas e interconectadas que tiene que ver con las posturas políticas internas, incluyendo la presión del lobby judío sobre las elecciones en este país. "Todo cambia algún día", esta es un viejo proverbio árabe, estos pueblos lo han demostrado y se cree que se refleja más o menos en todo lo que sucede en el mundo, con los cambios que se ven y los Estados Unidos no son inmunes a estos cambios. Estados Unidos se posiciona en el epicentro de la tormenta y la llegada de Obama como el primer presidente negro en la Casa Blanca no es más que la evidencia de la profundidad de estos cambios, especialmente en un país que cuenta con una gran historia racista como lo es los Estados Unidos.
Lo que queda es esperar el próximo periodo y estar atentos a lo que viene en las elecciones en los Estados Unidos, puesto que se pueden develar nuevos cambios en la visión estratégica de América con respecto a sus propios intereses, o mantendría la clásica política americana con respecto a los mecanismos de reinterpretar sus intereses en el mundo árabe, particularmente con Egipto.
código del documento : 144959
enviar a un amigo
enviar a un amigo
recepción del documento
recepción del documento
imprimir
imprimir
e.mail :
su opinión :
mostrar e.mail