Thursday 17 December 2009 10:25
Share/Save/Bookmark
Las comunidades mapuches en pie de guerra
Alasbarricadas.org habló recientemente con un compañero, participante de los foros de esta página, que acaba de volver de tierras mapuches en la República de Chile. Desde su perspectiva de foráneo interesado en esta temática, respondió a nuestras preguntas que sirven para acercarnos un poquito más a la comprensión de una lucha autónoma paralela a las nuestras, pero de la que en Europa se sabe bien poco.
Las comunidades mapuches en pie de guerra
ALB Noticias

Queremos animar a colaborar con las comunidades mapuches en resistencia, que están llevando a cabo una campaña de re-okupaciones de tierras, llevándose lo peor de la represión desde los tiempos de Pinochet. Todo esto en un contexto en el que los mapuches le han declarado la guerra al Estado chileno proclamando la autonomía de sus territorios.

ALB .- ¿Porqué fuiste a conocer a los mapuches? Tienes algún contacto, referencia etc?
En principio mi interés por los mapuches viene de un tema familiar. Tengo ascendencia mapuche y de alguna manera todo lo que es la lucha, el tema cultural y todo el entorno de los mapuches siempre me han producido un interés especial. Por diversos motivos personales... con el tema de la crisis... no tenía trabajo y tenía algún dinerillo ahorrado aproveché para acercarme allí, a conocer la realidad, a buscar contactos y ver el conflicto por mí mismo.
ALB.- Partiendo de que ya tenías algún conocimiento previo, ¿puedes decirnos qué te has encontrado? ¿cuál es la situación actual de los mapuches de Chile? ¿Tienen los mapuches chilenos una situación diferente de los argentinos?
Yo conozco mejor el tema de Chile, porque lo he conocido más personalmente, aunque sí que conozco el tema argentino a nivel informativo. No es que sea demasiado diferente el tipo de conflicto, ya que ... el pueblo mapuche es un pueblo con relación entre ellos, con una idea común. Entonces la diferencia radica en la cantidad de población y en cuestiones históricas.
En el caso de Chile el conflicto radica más en el tema de las tierras. Desde la época de la colonia, primero los españoles, luego el Estado chileno va quitando tierras a los mapuches hasta los tiempos de Pinochet. Entonces el conflicto actualmente se concentra en la recuperación de estas tierras. En principio hay papeles que demuestran que estas tierras les son propias, pero el Estado chileno va esquivando el tema, intenta dar largas y esto ha provocado que los mapuches se hayan cansado de esperar y provocó que algunas comunidades hayan comenzado a actuar mediante la toma de fundos, estos trozos de tierras, que eran originariamente suyos, demostrado por documentos... Entonces hacen tomas de tierras; las asaltan, a veces les echan, a veces las cultivan e incluso otras veces ni eso, pero ya explicaré porqué, por que es una forma de cómo ven las cosas.
ALB.- A partir de estas ocupaciones de unas tierras que por un lado les son propias legalmente y por el otro se las niegan también legalmente, es obvio que se está produciendo una represión, ¿qué forma está tomando esta represión? ¿Puedes concretizar con algún caso particular?
El problema está -como en otros casos- en que el Estado chileno va alargando el tema. Reconocen las reivindicaciones de los mapuches, pero no quieren satisfacerlas, por tanto van alargando... y esto provoca que los mapuches se cansen y actúen recuperando estas tierras y ello, de alguna manera, trae unas consecuencias. El Estado chileno ha decidido ante el incremento en la toma de fundos, incrementar el dispositivo policial contra esta toma que según él es ilegal, cuando hay documentos que demuestran que no, hay unos papeles que demuestran que son de los mapuches. Han formado un cuerpo especial de élite, de la élite de los Carabineros, dotados de unos recursos... digamos, los mejores recursos de todos los Carabineros de Chile.
Uno de los típicos comentarios que puedes oir de los mapuches es que ante la delincuencia, que está aumentando, el Estado no tiene interés en solucionarla policialmente, y en el caso de los mapuches se muestra por el contrario muy duro. Es evidente que al Estado lo que le preocupa es un tema político. En el caso de la represión se trata de gente muy preparada, con helicópteros. Tienen unos comandos que están en sus bases y ante una toma de fundos en muy poco tiempo llegan y asaltan la zona, con escopetas de balas de goma y perdigones, aunque ha habido casos de fuego real. Estamos hablando de casos como el de Matías Catrileo, que lo mataron en agosto, que demuestran que tiran con balas reales.
En el tema de la represión a los mapuches hay muchas cosas que están ocurriendo que no pasa la versión oficial que se nos da. A veces los carabineros asaltan una comunidad que tenga una actitud beligerante para intimidarlos en un momento en el que tienen algún acto cultural o una reunión y... asaltan la zona, disparan tiros para asustarlos, etc.
Hay un caso que te voy a comentar muy ilustrativo, que yo he conocido personalmente, como caso de los más aberrantes. Hace unas semanas hubo la toma de un fundo en la zona de Temuco, en esta toma llegan los carabineros y los okupantes se retiran y son, claro, perseguidos por los carabineros. En esa persecución se encuentran a un chico -que resultaba tener 14 años, pero que por su apariencia parecía adulto- y lo confunden aparentemente con uno de los comuneros que estaban huyendo. Entonces lo capturan, antes de capturarlo le pegan tres tiros de balas de goma, se lo llevan en helicóptero y en el trayecto lo llevan colgado hasta que llegan a otro sitio y entonces lo tienen en el suelo pateándolo y tal hasta averiguar su identidad ya que no tenía documentos y tal. Al final resulta que tras 14 horas descubren que es menor y según la ley chilena resulta que no lo pueden detener. Entonces deciden los carabineros dejarlo libre sin cargos. Estamos hablando de secuestro, de gran violencia... sin haber ido a comisaría, sin denuncias, nada. Simplemente los carabineros han atacado un chico. Eso fue denunciado, salió en los medios de comunicación, y está pendiente de juicio. [ver más información]
El ciclo de la represión ya se ve que es muy fuerte. Hay comentarios entre los mapuches que cuando entrenan a los carabineros se les entrena ya para odiar a los mapuche tratándoles de salvajes y tal, para endurecerlos. Casos podemos explicar miles. A mí me han explicado de todo, tiros, etc. Allí es normal que haya gente que haya recibido balazos, que haya estado en la cárcel... Me hace acordarme de documentales de gente que habla de Palestina. O sea que todo el mundo tiene un familiar que o lo han matado o ha estado en la cárcel o ha sido reprimido por el conflicto. Esta es un poco la impresión que he encontrado en esta zona.
ALB.- ... ¿esta resistencia -llamémosla resistencia- es practicada por todo el pueblo mapuche en general o la practican unos grupos?
Este conflicto lleva un tiempo en el que está presente, pero de alguna manera es ahora cuando está en auge. No es que todo el pueblo mapuche esté en el conflicto, aunque una gran parte reconocen las causas del conflicto, no están en la lucha. Aunque hay mucha gente -a mí me han dicho que puede llegar hasta el 50%- que está implicada de una forma u otra en el conflicto. Respecto al resto no es que pasen... reconocen el hecho histórico, independientemente de que puedan no tener nuestras ideas -no es que estemos hablando de gente de extrema derecha sino de gente que está más por el sistema-, son mapuches pero reconocen la legitimidad del conflicto.
De la gente que está más metida en el conflicto está una especie de coordinadora de Lonkos (la Alianza Territorial de Lonkos), que se coordina y hace actos para reivindicar su lucha. Me consta que hay comunidades que nunca han participado en el conflicto pero al verlo se interesan por la lucha y actúan, muchas veces sin estar preparados y piden a las organizaciones y comunidades ya metidas en el conflicto algún tipo de apoyo. Entonces van, cuando toman un fundo, gente de esa comunidad y piden ayuda a otras comunidades. De esa manera se establece una especie de solidaridad y coordinación entre ellos. Esto es una lucha que va en auge, y esto va a más porque el Estado chileno está viendo que se le va de las manos y está planteando -hay un debate en las instituciones- militarizar la IX y X regiones para controlarla.
ALB.- Sería interesante saber cómo se están organizando los mapuches, ¿qué modelos de organización tienen?
Hablar de organizaciones en el pueblo mapuche es muy complejo. En principio es mucha gente la que está implicada en la lucha de una forma u otra. Podría resumir a muy grandes trazos que hay mapuches de ciudad y mapuches de campo, pero esto es una simplificación, porque te puedes encontrar mapuches que vienen de las ciudades que están luchando de la misma forma que los de las comunidades. Pero sí que noté una separación en estos dos planos.
Podríamos decir que los mapuches del campo funcionan más mediante las organizaciones que tienen de toda la vida, por comunidades y en estas comunidades tendrían un dirigente que sería el Lonko – que es una especie de cacique, que no sería un tirano sino una especie de representante que da la cara por toda la comunidad. El lonko tiene en cuenta las decisiones de la comunidad, las opiniones y todo está hablado, o sea que no puede obligar a la gente a hacer una acción que no quiere. Después hay líderes religiosos que son los o las machis que están muy bien consideradxs. Hacen un equilibrio entre los mapuches de esa comunidad y los ancestros, que creen que están presentes. Los que están en conflicto tienen una especie de coordinadora, que ya existía antes de la conquista de América, lo que pasa es que están recuperando eso que ya se había perdido.
En el caso de los mapuches de ciudad encontramos organizaciones más familiares para nosotros, organizaciones laicas, políticas, grupos de apoyo, información, culturales... este tipo de organizaciones funcionan con sus espacios, con sus líderes, con sus socios si son asociaciones, con sus afiliados si son un partido y también podría añadir que dentro de los partidos políticos y los sindicatos también tiene sus representantes mapuches que también luchan por sus reivindicaciones dentro del sistema por así decirlo. Hay gente dentro de los partidos oficiales que se presentan a diputados o senadores y que dentro del Estado luchan por algunas mejoras.
O sea que hay de todo, desde cosas más tradicionales y familiares para nosotros a las comunidades que sería algo más singular. También parece ser que hay algún tipo de roce entre ambas tendencias entre ellos, pero bueno ...
ALB .- Después de lo que nos has contado, creo que sería interesante conocer un poco más sobre su “cosmovisión”, es decir, la forma en la que ven el mundo... de ver la civilización occidental o el Estado chileno... su forma de pensar como pueblo
Yo creo que aquí acabas de dar la clave. Realmente podemos explicar porqué los mapuches están luchando con estos temas. Básicamente su cosmovisión, o por llamarlo de otra manera, su ideologia, nos explicarían porqué los mapuches se organizan de cierta forma que a lo mejor nos podrían interesar a los libertarios... que aunque no sean extrictamente libertarios tienen muchos rasgos en común... por el tema ecológico, por temas culturales que de alguna manera podríamos sertirnos próximos dentro del movimiento libertario.
Los mapuches entienden que todos somos descendientes de la Madre Tierra. El propio idioma mapuche se llama “mapudugun”, que significa “la gente de la Tierra”. Entre ellos se tratan de “peñis” o “langems”. Peñi sería “hermano” y languem "hermana”. Todos seríamos hijos de la Madre Tierra y cuando el occidental se carga la naturaleza (construye una autopista, un aeropuerto, una térmica, una presa...), lo sienten como si fuera una agresión a esa Madre Tierra que consideran de su propia familia, como su ancestro. Hacen culto a los ancestros también. A la familia como parte de un todo con la naturaleza. Cuando se hace una agresión a otros seres humanos o a esa naturaleza la consideran como una agresión directa contra sus familiares.
Ahora me comentaban que el Estado quiere construir un aeropuerto en la zona porque el que tenían ya estaba desfasado y están de firme luchando para que no se haga este aeropuerto. A la mentalidad occidental... digamos, desarrollista.... de progreso... ellos la ven como un enemigo. No porque estén realmente en contra de las mejoras o de vivir mejor... es que ellos ya han visto, han previsto que este progreso trae inevitablemente la destrucción del entorno, de la naturaleza, problemas de salud...
Uno de los problemas de la IX región es que se están cargando la vegetación originaria para plantar pinos y eucaliptos, para secar la tierra y plantar más cultivos, etc. Los mapuches se toman también esta ocupación de fundos no para cultivar necesariamente todas las tierras... sino que quieren cultivar las justas y necesarias para vivir y el resto lo quieren mantener como está. Y todo esto tiene que ver con el tema religioso. Es interesante saber que no tienen esas dudas existenciales que tenemos aquí... ellos son iguales, hermanos, viven con lo necesario, respetan a la naturaleza y de alguna manera están luchando no por más tierras y salir de la miseria, sino por una forma de vida, por una forma de ver el mundo y todo esto entronca con su política.
ALB.- Antes lo hemos insinuado, pero ya te lo pregunto directamente, quería saber si los mapuches tienen en su forma de organizarse algo en común con las prácticas libertarias.
A ver, lo primero que quiero destacar es que los mapuches no son libertarios. Libertarios en el sentido político del término. Los mapuches tienen su forma de ver el mundo, en las que se encuentran muchos rasgos en común con el pensamiento libertario. Se puede decir que hay una especie de convergencia. El movimiento libertario tiene el referente a lo que fueron comunidades agrarias tradicionales como en Europa.
Se organizan de una forma bastante horizontal y confederal. Cada comunidad tiene su organización, que es autónoma y todo lo que se decide en esa comunidad afecta sólo a aquella comunidad. Esto nos podría recordar al movimiento libertario al respecto al federalismo: cada comunidad defiende sus intereses y se coordinan para construir espacios comunes. También nos encontraríamos otros paralelismos en cuanto a la filosofía común, en sentido de que le dan importancia a producir para vivir y no producir para especular, vivir sólo con lo necesario. La solidaridad; los mapuches por ejemplo cuando una familia necesita algo para no caer en la miseria, la comunidad responde.
ALB. ... apoyo mutuo...
Sí, eso, apoyo mutuo. También el tema de la autogestión. Se está planteando cada vez más ideológica o políticamente evitar caer en las redes del capitalismo, de depender del capitalismo y volver a las antiguas relaciones tradicionales del trueque – incluso entre comunidades – prescindiendo del dinero, que lo llegan a ver a veces como enemigo, que viene con el Estado, la Iglesia, el capitalismo. No sólo eso, lo ven como algo que destruye y divide las comunidades, las personas. Intentan crear redes económicas que crean relaciones más justas.
Otra cosa interesante es que la mujer – en medio, sinceramente, de una sociedad patriarcal – ya ha tomado conciencia y está reivindicando activamente su papel. De todas formas como sociedad patriarcal la veo mucho más igualitaria entre hombres y mujeres que otras sociedades basadas en religiones como la musulmana, la cristiana tradicional... allí las mujeres juegan roles importantes que quizá no llegaría al igualitarismo que esperarían lxs anarquistas pero bueno, el caso es que quizás con la influencia de las ideas de izquierda desde hace años se ha ido cambiando hacia una mayor igualdad.
ALB.- Otra pregunta... ¿qué influencia tienen el alcohol y las drogas en las comunidades mapuches?
Éste es uno de los problemas más serios que ha arrastrado el pueblo mapuche. Al igual que en otros pueblos originarios de América, los europeos introdujeron el alcohol. Era una forma, digamos, de desestructurar, de desarticular las comunidades. Es un problema que está bastante presente allí, pero no tenemos que generalizar, está allí pero hay un debate interno de cómo solucionarlo. En algunos casos hay algunas comunidades que están destruidas por este tema. En la comunidad que más llegué a conocer había también un problema con el alcohol, pero también había un debate para cómo tratar con el tema y que no se viera afectada la comunidad por esto.
Las drogas por su parte, tengo entendido que no han afectado tanto al pueblo mapuche, es básicamente el alcohol.
ALB.- Pasemos a otra cosa, ¿qué relación tienen lxs anarquistas chilenxs con el pueblo mapuche?
Para el pueblo chileno, y dentro de éste los anarquistas, uno de los intereses principales es la lucha mapuche. Evidentemente por el tema de las coincidencias ideológicas o prácticas, que es muy importante, pero al mismo tiempo tradicionalmente la gente libertaria, autónoma, de izquierdas ha apoyado estas luchas.
En el caso de Santiago, lo que más conocí era un apoyo a nivel de difusión de noticias y tal. Sin embargo, lo que encontré interesante fue el caso de la IX Región en Temuco, al encontrar espacios como casas okupadas que comparten mapuches jóvenes... digamos, mapuches y anarquistas. Ésto me sorprendió bastante gratamente. Yo sabía que los anarquistas iban a las marchas (allí a las manifestaciones las llaman marchas), que convocan los lonkos, y que apoyan y están allí en la lucha. Pero no me esperaba encontrar en espacios libertarios mapuches que se sentían identificados con el pensamiento libertario y que están formando parte de un espacio compartiendo visiones mapuches con anarquistas. Estamos hablando de gente joven especialmente porque la gente de más edad que sigue en la lucha o están en las comunidades o en las organizaciones.
Y ahora hay como una especie de auge en estas luchas... así que tampoco es de extrañar que se junte la gente joven porque hoy en Chile el movimiento libertario está en efervescencia. Tradicionalmente han sido las organizaciones marxistas las que atraían a la juventud. Y ahora mucha gente joven, estudiantes y tal, se siente identificada o atraída por lo libertario, por eso digamos que los mapuches más jóvenes también se sienten atraídos. Pero bueno, habrá que ver cómo evolucionan las cosas
ALB.- ¿y qué influencia tiene la izquierda?
En principio cuando hablamos de izquierda dentro del movimiento mapuche no es fácil de relacionar. Porque lo que me encontré dentro de las comunidades era que los partidos políticos más votados son de derechas. Es sorprendente, ¿cómo puede ser? Pues por lo que me han explicado se puede parecer a lo que ocurre aquí: los partidos de derechas son populistas, de alguna manera engañan a la gente, les venden una imagen de seguridad, de tranquilidad y tal. En las comunidades la gente carece de una formación o de una opinión formada de los políticos. O sea que en lo práctico pueden parecerse a lo que proponemos nosotrxs, pero a la hora de votar se les engaña diciéndoles lo mucho que harán por ellos.
Dentro de las organizaciones mapuches, sí que hay una vinculación con las. fuerzas de la izquierda. Hay mucha gente que ha estado en el PCCh o en otras organizaciones de la izquierda o cuando salió la Bachelet, mucha gente la votó porque esperaba un cambio y bueno, se han llevado una gran decepción porque Bachelet ha llevado la represión al extremo. Paradójicamente la señora Bachelet – la presidenta de Chile – es la presidenta del partido socialista y su propio padre fue represaliado por la dictadura. Se esperaba que hubiese alguna sensibilidad hacia los mapuches y tal. Y al contrario, la represión más dura desde los tiempos de Pinochet ha llegado con esta señora.
O sea que los mapuches que están en lucha están bastante decepcionados con la política occidental. Ahora hay nuevas elecciones y me han comentado que se prevé un abstencionismo muy grande. Dentro de la juventud parece que andan más cercanos a las ideas libertarias, pero ya digo que esto está todo por ver. Todo esto es muy reciente. A la gente mayor la ves todavía con una esperanza en el sistema parlamentario, que algún día vendrá un partido y les ayudará... o sea, que están decepcionados pero aún creen en estas cosas.
ALB.- ¿qué relaciones externas tienen con otros pueblos u organizaciones de América, de Europa?
En primer lugar los mapuches se ven muy identificados con las organizaciones y las luchas de otros pueblos indígenas. Cuando se ponen a hablar de otros movimientos indígenas como quechuas, aymaras, etc. los tratan de hermanos, peñis. Para ellos son su misma gente, con otras culturas con otras religiones pero su mismo pueblo. Ellos se informan, se interesan, tienen unas redes de información entre los distintos pueblos y apoyan por ejemplo a Evo Morales, al EZLN...
En el tema de las organizaciones, hay relaciones con Europa a través de ONGs, partidos, sindicatos... y reciben dinero de éstos, apoyo logístico, difusión de sus luchas y necesidades. Las comunidades por su parte también han recibido algún apoyo de Europa, por ejemplo en el Bio Bio, cuando fue lo de la presa de Endesa, tuvieron contactos con gente y grupos de apoyo de Catalunya, Euskal Herria y Mallorca. En el caso del estado español, una de las organizaciones que más ha estado apoyando la lucha mapuche ha sido Askapena del país vasco. Han estado viajando allí y han creado redes de comunicación y colaboración.
Y lo que creo que es un tema clave, si alguna organización ha intentado influenciar a los mapuches, éstos que son un pueblo relativamente cerrado, dejan de escucharlos. Son muy conservadores en este aspecto, no suelen aceptar injerencias externas. En Chile se dice que ETA está metida en el conflicto mapuche entrenando grupos, cosa que es totalmente falsa, por motivos obvios: los mapuches nunca aceptarían que ETA les dijera cómo luchar. Los mapuches ya tienen su forma de luchar, y lo tienen claro, lucharán con su forma tradicional. Esto no quiere decir que no apoyen a otros pueblos que quieren liberarse como Irlanda, el País vasco, Córcega, etc. Creen que todos los pueblos tienen derecho a su autonomía, a la libertad. A los mapuches les interesa comunicarse, que lo que pase allí salga fuera, pero no les interesa que las organizaciones influencien de forma paternalista. Hay organizaciones marxistas o liberales que les dicen de forma paternalista lo que les convendría y los mapuches bloquean bastante este tipo de actitudes.
ALB.- después de lo que acabas de decir ¿de qué manera se podría apoyar a los mapuches?
Habría dos maneras, una es lo que se habría estado haciendo hasta ahora, que es mediante las organizaciones que existen en Europa que han creado sus redes de solidaridad con las de allá y yo plantearía la otra, que es una cosa que me he encontrado allí: las comunidades no tienen actualmente un apoyo significativo, se debe a que las comunidades viven de una forma tradicional y por tanto de una forma más aislada, no están tan estructurados. Yo sugeriría a la gente que está interesada buscar gente que esté trabajando directamente con las comunidades que ya están en lucha, las comunidades que toman los fundos, hablo como libertario. Claro, para la gente más marxista o socialdemócrata es normal que busquen las organizaciones equivalentes de allá. Pero nosotrxs opino que deberíamos estar más con la gente de las comunidades que tienen poquísimos recursos; tienen que recurrir a lanzar piedras con hondas, casi a enfrentarse cuerpo a cuerpo. Otra manera es difundir la información del conflicto porque es una lucha que ahora mismo está en auge.
Tenemos lo de Grecia, bueno, pues esto quizás no es tan explosivo pero no tiene nada que envidiar. Sigue en auge, el Estado chileno está en jaque, no sabe qué hacer con este conflicto, y se habla que pueden militarizar la zona... y esto es un éxito de lucha autónoma que realmente está haciendo daño. En pocos sitios del mundo nos encontramos con luchas autónomas que esté teniendo resultados parecidos.
ALB.- Tienes estas líneas para decir lo que quieras
Quiero decir que estoy interesado en organizar algo para colaborar en este tema. En primer lugar difundiendo lo que ocurre allá, luego buscando contactos para elaborar algún tejido para realizar este trabajo del que hablo con las comunidades que están peleando, y veamos lo que podemos aportar desde Europa. Y quiero seguir insistiendo que es una lucha, que aunque no llega la información tan fluidamente como en el caso de Grecia, siguen siendo un referente muy interesante, que nos deberíamos informar con los compas de chile, con los compas mapuches porque podemos aprender muchas cosas.
Por ejemplo a mí se me ha planteado que la lucha aquí deberíamos llevarla de otra manera: son super-utópicos, realmente ellos sí que creen en lo que dicen y aquí estamos en una dialéctica del pesimismo, el derrotismo, la desorganización, pensando que no podemos cambiar nada, que tal vez sólo podemos dedicarnos a resisitir. Y sin embargo, ellos estando mucho más jodidos y reprimidos, llegan hasta la utopía. Digamos que tendríamos que recuperar esta espiritualidad y vitalidad que tuvo el anarquismo hasta la guerra civil española, que creían totalmente que iban a cambiar el mundo. A la gente más desanimada seguir la lucha mapuche le demostraría que sí que se pueden cambiar cosas y que sí que vale la pena luchar. A lo mejor no hasta la utopía absoluta, pero sí en cuanto a conseguir cosas, porque son mucha gente la que pelea, y arrastran a otra mucha gente, y ésta gente lo entiende, se identifica, porque no hablan de ideas abstractas sino de cosas reales. Estamos en un círculo vicioso que no somos capaces de salir de él.
Marichiwew
código del documento : 17128
enviar a un amigo
enviar a un amigo
recepción del documento
recepción del documento
imprimir
imprimir
e.mail :
su opinión :
mostrar e.mail